Después de ti

Pensadlo. ¿Cuántas veces hemos dicho esta frase?: “Después de ti ya no quiero a nadie” La hemos dicho tantas veces por amor, convencidos de que esa persona “ya era la definitiva”, que como autora necesitaba recrear esa insistencia al principio de la canción, para avanzar sobre la idea de decirlo en su sentido contrario o menos habitual. Es decir, el literal. No quiero a nadie. No a “nadie” más que tú”, sino a nadie de nadie, “tú” incluido. Nadie que no me aporte felicidad. ¿Retorcido? Lo siento, me aburren los convencionalismos.

Vida hay una y los que tenemos suerte de que no nos falte lo esencial, tenemos la obligación de disfrutarla. Pero a veces llenamos vasos hasta rebosar, buscamos el agua hasta en el vapor cual Marco Vitruvio*, en pos de hacer un mar de drama de lo que sea. Oficialmente será algo pasajero, pero aun así… buscamos.

“Después de ti ya no quiero a nadie” Repetiremos esa frase por amor tantas veces como haga falta para ser feliz, , pero quiero pensar que también tantas veces como haga falta para dejar de ser infeliz y volver a empezar. Este matiz, el de volver a empezar, es importante. Porque la felicidad en definitiva es aún mayor cuando la compartes.

Soy una persona que sufre empáticamente con la infelicidad ajena, a un punto enfermizo. Lo sé… así es difícil vivir. Por lo cual escribí esta canción para concienciarme de que existe la infelicidad, pero hay que superarla en pos de buscar la felicidad que nos convierte en seres sociales. La felicidad individual creo que se puede alcanzar con muy poco, la que nos cuesta más trabajo encontrar es la otra.

Necesitaba entenderlo y digerirlo después de ver sufrir mucho a alguien que quiero con toda mi alma. Lo sufrí tanto que decidí escribir esta canción (creo que fue en 2014… yo y mi noción del tiempo uff), para recordarle que HAY un después de ti real, que no vamos a cargar con las mochilas de nadie, ya bastante tenemos con las nuestras. Me lo cante a mí misma para cantárselo a quién lo necesite, por aquel entonces alguien muy cercano a mí, pero le sirve a cualquiera. Musicalmente es una fuga, de menos a más, marca de la casa 😊. A nivel de mensaje también: fúgate de toda esa “mierda” con perdón, porque nuestra obligación de ser felices lo merece y merecemos disfrutar.

Después de ti ya no quiero a nadie. En ese “nadie” están incluidas todas las personas tóxicas que nos empujan a una búsqueda de agua, no para nadar felices y libres como un pez, sino para ahogarnos con su pasado, su futuro y un presente que aceptar. No queremos a nadie. Así no. Contigo no… bicho 😊.

La producción y mezcla de la canción me resulta maravillosa, con cuánta felicidad y “facilidad” llenan mi mochila Laura Gómez, Sebastian Krys, Kike Fuentes, Arturo Ruiz, Roger Maninng Jr. y ese largo etc. que encontraréis en los créditos del disco.

El video probablemente sea uno de los mejores de mi carrera, por dos motivos más allá de la virtud, el talento y el empeño en un resultado “de cine”: volví a grabar con mi querido amigo Ezequiel González Enis “FrameHopper” y con Deme Naranjo de Tinglao. Con ellos está asegurado que la Vega que veis en pantalla se trata de una que está segura, feliz y convencida de seguir contando sus historias a través de la pantalla. El videoclip al servicio de la canción y no al revés. Mis canciones sólo son la BSO de historias de vida que están sucediendo realmente en el momento que las escuchas, ya sea en presente o en un vívido recuerdo.

¡Que la disfrutéis! Llenad bien vuestros pulmones cada vez que gritéis: ¡A nadie!

Vega

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.