VEGA - Città Vuota VEGA - Città Vuota
VEGA - Città Vuota
VEGA - Città Vuota
  • iTunes
  • Amazon
  • YouTube
  • Spotify
  • Deezer
  • Apple Music
Parole, parole, parole...

NON HO L'ETÀ (Vega - La Madriguera Records 2017)

El 7 de febrero de 2015 di mi último concierto. No solo de Wolverines. En mi cabeza era el último concierto. Así lo viví, con una mezcla de estupor y devoción ante mi siempre fiel público que me hace difícil e imposible bajarme de las tablas, y con la congoja y la tristeza de sentir que había tocado fondo, física y mentalmente. Un insomnio atroz y un estrés desorbitado me estaban destrozando la vida.

Wolverines es hasta la fecha el álbum que más alegrías profesionales y personales me ha dado, pero también el más difícil. El más exigente. Mi primer álbum con mi propio sello. Nos exigimos tanto, nos quemamos tanto, dimos tanto, alcanzamos tantas cosas que parecían inalcanzables, que acabé por romperme. Tuve mi primera "La Conjura de los necios" con mi propia carrera. Me pudo querer llegar a todo y pagar los peajes emocionales y personales que eso supone. Después de aquel 7 de febrero había previstos 5 conciertos más que aún no estaban anunciados y que me rogué a mi misma cancelar. Y discretamente me despedí sin la certeza de una vuelta segura. Recuerdo que mi amiga Laura (aquel día entre el público) me dijo al terminar: "¿Qué te pasa? Ha sido super emocionante pero parecía una despedida definitiva en vez de un cierre de gira habitual". Recuerdo contestarle con nudo en la garganta "es que lo es". Nadie sabía nada, salvo yo y mis demonios.

Los peajes que pagué con Wolverines me habían llevado a ese sentimiento natural de un niño abatido, ese de "yo solo quiero irme a casa con papá y con mamá". Y de aquella manera me prometí un año mínimo de desconexión total, dedicándome exclusivamente a recomponer mi nervio y a componer canciones para otros, nada más. Quería y necesitaba estar en familia, recordar lo que es vivir con el bienestar familiar como prioridad y no con un objetivo nuevo marcado para un álbum prometedor.

Había perdido familiares que ya nunca más podría volver a dedicarles tiempo. Me perdí en la autoexigencia de hacer perfecto lo que ningún sello había hecho antes conmigo. Me perdí y necesitaba encontrarme.

Me refugié en mi familia. Me anclé en mis amigos. Disfruté día a día la espera de la llegada de mi sobrina. El verano de 2015 me quiso regalar uno de los días mas bonitos de mi vida, verle la cara a María. Se fueron mis miedos, mis penas, mis dudas y sentí la necesidad de escribir canciones. Y así empecé La Reina Pez, pero también esquivando la necesidad imperiosa de hacerlo todo YA como de costumbre.

Recuerdo que era un día gris de verano coruñés, lluvioso, de esos que te piden encerrarte. En qué buena hora decidimos ir a visitar a nuestro amigo Pedro, en el ánimo de jugar a algún juego de mesa, merendar un bizcocho recién hecho, y volver pa' casiña.

Aquella visita acabó en una fiesta improvisada hasta las 3 de la madrugada de cuatro colegas bailando sentados en sus sillas cantando las canciones ganadoras del festival de Eurovisión (preparábamos una fiesta temática en la siguiente semana). Sonaba un disco que recogía todas las canciones ganadoras: el juego que planteamos consistía en averiguar el país que representaban cada una de las canciones. El caso es que, tras echarnos unas risas recordando mi actuación remember del Ding a Dong (sí, aquella de OT en la que parecía un conejito de Duracell chamuscado con pelo zaino y moreno de rayos UVA pasado de rosca), sonó de repente Non Ho L'eta en la voz de Giggiola Cinquetti y mientras todos gritaban: "¡Italia!", yo me quedé abstraída mirando al infinito. Qué belleza de canción. Y por mi cabeza pasaron mil momentos de mi niñez, y todas esas canciones que escuchaba en casa con mis padres. Sonreí. Me dio paz. Eché de menos mi infancia, mis momentos con mi familia cantando sin presiones de ningún tipo, especialmente en las nochebuenas en casa de mi querido tío Pepe.

Yo no dije: "Italia", sencillamente dije: "Algún día me gustaría grabar un disco con todas esas canciones en italiano tal y como las recuerdo y las siento". Todos dijeron: "¡Pues hazlo!"... y, sin más, continuamos con la siguiente canción.

Ese verano seguí escribiendo canciones para La Reina Pez y cuando me volvieron a entrar las prisas por sacar nuevo álbum, hablando con Sebastian Krys (en Madrid comiendo en un italiano con música italiana de fondo) sobre la grabación de La Reina Pez, repetí "algún día me gustaría grabar un disco con todas esas canciones en italiano tal y como las recuerdo y las siento". Y Sebastian dijo "hagámoslo ya, ahora, ¿por qué esperar si tanta ilusión te hace?".

El resto de la historia ya la sabéis. Así nació mi Non Ho L'età, un álbum que me recompuso, que me devolvió a mis momentos felices e inocentes donde solo importaba la familia, la música y disfrutar. Es un homenaje a mi niñez y un ejercicio sanador de hacer música para únicamente disfrutar.

Un viaje a mi niñez que me devolvió las fuerzas necesarias para afrontar La Reina Pez como lo que es, será y disfrutaréis: el mejor disco de toda mi carrera. Pero antes voy a beberme de un trago este álbum que me hace feliz y que ha conseguido que no me quede en el camino. ¡Qué importante son la familia y los amigos! Y para no olvidarlo nunca, recordaré siempre que es mi primer álbum como madre. Mi hija crecerá con las mismas canciones con las que crecí yo. La espera ha merecido la pena. Se cierra el círculo. En un futuro no muy lejano ella recordará, como yo lo hago ahora, los días en que estas canciones inundaban su hogar.

Non Ho L'età significa "No tengo edad". Y eso es exactamente lo que quiero decir: no tengo edad para perderme ni un segundo de ser feliz, y este álbum me hace feliz, mucho. Lo suficiente para ofreceros a todos (sobre todo a aquellos que preferían YA un álbum de inéditas) mi mejor versión en esos álbumes venideros.

Es un álbum familiar. No dejéis de disfrutarlo con vuestros padres, hijos, sobrinos, abuelos y amigos. Son canciones que han forjado muchos recuerdos imborrables en el corazón de distintas generaciones. Es un álbum para compartir.

Yo lo haré feliz repleta de recuerdos de Mercedes-niña, en mi casa, con mi gente y en mi barrio, donde a pesar del tiempo sigo siendo la vecina en la 'Heladería Porras' a la que le ponen un helado de chocolate en cucurucho mediano na' mas entrar por la puerta; Mercedes la que en el bar de Fran toma media tostada (la parte de arriba) con mantequilla y una coca cola de desayuno, y los perritos calientes del Lucas solo con sofrito de tomate casero.

Elegí como sencillo de adelanto Città Vuota. Por tantas veces que me sentí perdida en una ciudad vacía y a pesar de estar abarrotada de gente. Y porque no podía faltar la maravillosa Mina entre mis referentes para este disco. Espero que os guste mi versión personal de la misma.

Un abrazo,
Mercedes.

P.D: NON HO L'ETÀ fue grabado en Los Angeles en los estudios Capitol Records. Producido por Sebastian Krys y Vega. Con Pete Thomas a la bateria, John Falcone al bajo, Kike Fuentes a las guitarras, Roger Manning Jr. a los teclados, Sean Billings a la trompeta, Humberto Ruiz al trombón, Pepe, de La Santa Cecilia, al acordeón. Mezclado por Sebastian Krys. Editado por La Madriguera Records y distribuido por Subterfuge Records. Hago un recorrido por mis canciones favoritas de las décadas de los 50's y los 60's en su mayoría. A mi cargo simple, llana y exclusivamente elegir las canciones entre millones de buenos recuerdos y volver a interpretarlas tal y como las aprendí de niña, radiante de felicidad con mi familia.

Vega